[SBM] Memorias de Manolo, preview exclusiva, parte 1

Bienvenidos a este especial de la vida de Manolo, el Barman de moda. Sus tapas han ganado muchísimos premios de gastronomía y sus cervezas las conocen hasta en Beagle Point. Manolo ha cosechado un gran éxito tanto con su modelo de negocio con la reciente expansión al bar más grande de la galaxia como con sus logros, consiguiendo que un sistema entero sea fiel a sus ideales.

A consecuencia de ése éxito, mucha gente había pedido a Manolo unas memorias de su vida. Dicha biografía verá la luz en unos meses, pero Manolo, gran amigo mío y de este periódico, nos ha permitido mostrar fragmentos del texto que publicará. Sin más dilación voy a poner, por partes, dichos fragmentos. (Recuerden votar como redactor del mes a Bore Grett, un servidor.)

“…Tenía 5 años, de hecho es el primer recuerdo que tengo. Llevaba bebiendo cerveza para bebés y para niños la vida y mi padre me dijo que me llevaría al bar. Cuándo puso el curso a la nave me di cuenta que ese no era el sistema habitual, en el panel ponía otro nombre. Ése es el primer recuerdo que tengo del No-bar, un lugar en el que solo los que han estado saben como llegar, muy parecido a Isla Tortuga, que aparece en una saga de películas del milenio pasado.

Al llegar vi algo raro, en ese bar no había transacciones por dinero, era todo gratis. La birra, la comida, las y los… acompañantes… Lo único que si que requería creditos eran las arcas. Para quien no esté familiarizado con las arcas, éstas son una mega caja fuerte impenetrable. Nadie ha podido entrar en mas de 200 años y solo la familia dueña del bar puede acceder. En esa arca se guardan tesoros incomprendidos e invendibles y las birras más selectas jamás creadas. Ahí estaba yo, sentado en un taburete mientras mi padre guardaba algo en las arcas. Jamás supe qué. Durante los próximos años guardaría muchas cosas (especialmente cervezas) en ese lugar. Dice la leyenda que en 500 años vendrá un barman de una raza alienígena y solo la mejor cerveza nos salvará de la extinción… solo espero que no sea un thargoide.

En todo el tiempo que he conocido el lugar únicamente 4 personas han venido conmigo aquí, mis hijas, mi ya difunta mujer y mi amigo Bore Grett. No es fácil llegar pero la cerveza que se sirve allí rivaliza con mis mejores barriles.”

Éste es el primer extracto de las memorias de Manolo. Curioso, ¿verdad? el No-Bar es un lugar de leyenda del que no se permite publicar nada en los diarios por orden de la federación de pilotos, pero estamos en una anarquía, ¿verdad?


Source: Elite ESP